Dijo Albert Einstein que “El valor de una educación universitaria no es el aprendizaje de muchos datos, sino el entrenamiento de la mente para pensar”. De acuerdo con estas sabias palabras, esta universidad pretende ir más allá de un modelo académico centrado en la transmisión de conocimientos. Queremos enseñar a pensar, a resolver problemas con ingenio y creatividad, a trabajar en equipo y a construir herramientas para seguir aprendiendo durante toda la vida.

Con un claustro de profesores que son profesionales en activo y referentes en su sector, apostamos por un aprendizaje práctico que nutra al alumnado de la experiencia de sus docentes. En esta línea de practicidad, nuestra motivación principal es que el alumnado conecte, desde el principio, con la realidad profesional en la que quiere trabajar. Asimismo, transmitimos a nuestros alumnos la importancia de la investigación como motor de innovación y desarrollo tanto de la sociedad como del tejido empresarial.

Sin embargo, una educación que solo se centra en la creación de profesionales competitivos es una educación incompleta. Junto a la formación práctica, la formación humanística es parte del ADN de la Universidad del Atlántico Medio y vertebra cada asignatura de cada titulación que se imparte. Velamos porque el alumnado que entre en nuestra institución, al terminar sus estudios tenga interiorizados valores como la libertad de conciencia, el respeto, el rigor en el trabajo y la honestidad como parte fundamental del ejercicio de su profesión.

Por tanto, los pilares de nuestro Modelo Académico son:

  • Un claustro de profesores que son referentes en su sector de profesión.
  • Un plan de estudios que se adapta a lo que las empresas demandan.
  • Una formación en valores humanísticos, resaltando la ética profesional, la honestidad y la rigurosidad.
  • Una apuesta por la investigación, la innovación y el desarrollo.
  • Una metodología docente práctica y vanguardista.
  • Una conexión directa y constante entre alumnado y entorno laboral.

Queremos, con todo ello, que el alumnado alcance los siguientes objetivos al finalizar sus estudios:

  • Conseguir una base sólida de conocimientos para su desempeño profesional.
  • Adquirir competencias clave que le permitan resolver problemas.
  • Obtener estrategias para adaptarse a los cambios y seguir aprendiendo durante el resto de su vida.
  • Hablar inglés de forma fluida y dominar el vocabulario específico de su sector de profesión.
  • Realizar prácticas profesionales de primer nivel.
  • Fomentar el sentido de la iniciativa y el espíritu emprendedor.
  • Tener capacidad para trabajar en equipo y liderar proyectos.
  • Desarrollar la inteligencia emocional.
  • Despertar el espíritu crítico, la curiosidad y las ganas de seguir aprendiendo.
  • Tener una inserción laboral de calidad.